¿Podrá El Hombre Vivir Para Siempre?

01 de Noviembre de 2022
Podrá-el-hombre-vivir-para-siempre

En esta tierra todos los seres humanos gimen bajo la agonía de la muerte. ¿Podrá el hombre vivir para siempre? La Biblia nos muestra que el problema de la muerte inició en el huerto del Edén, por el pecado que cometieron Adán y Eva. ahí también nos muestra la solución, que es el secreto de vida guardado en la parábola del árbol de la vida.

La manera de vivir para siempre en el huerto del Edén 

 “[…] dijo: Abriré en parábolas mi boca; Declararé cosas escondidas desde la fundación del mundo.”

Mateo 13:34-35

A través de las parábolas escritas en los 66 libros de la Biblia, Jesús nos mostró muchos misterios escondidos desde la creación. El libro de la Biblia que habla sobre la creación de Dios es el Génesis. Estudiemos el misterio precioso oculto en la parábola del árbol de la vida que está escrita en este libro.

 “Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.”

Génesis 2:16-17

En el huerto del Edén, Dios puso el árbol de la vida y el árbol de la ciencia del bien y del mal. Y mandó, a Adán y a Eva, que no comieran del árbol de la ciencia del bien y del mal, porque morirían al hacerlo. Sin embargo, Adán y Eva desobedecieron, y fueron castigados a vivir en esta tierra bajo la agonía de la muerte. Por esta razón, todos los seres humanos llegaron a ser pobres seres destinados a morir.

Entonces, ¿existirá un método creado por Dios para que la humanidad viva nuevamente para siempre?

“Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre. Y lo sacó Jehová del huerto del Edén, para que labrase la tierra de que fue tomado. Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida.”

Génesis 3:22-24

Según esta parábola, hay un solo método para que los hombres pecadores destinados a la muerte puedan vivir para siempre, que es comer del árbol de la vida.

La realidad del árbol de la vida que nos permite vivir para siempre

“Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.”

Juan 6:53-54

En el huerto del Edén, para poder vivir para siempre, Adán y Eva debían de comer del árbol de la vida. De igual manera, Jesús nos enseña que la humanidad puede vivir para siempre, después de comer s carne y beber su sangre. Por esta razón, la carne y la sangre de Jesús son la realidad del árbol de la vida que nos permite vivir para siempre.

Entonces, ¿cómo podemos comer la carne y la sangre de Jesús?

 “El primer día de la fiesta de los panes sin levadura, vinieron los discípulos a Jesús, diciéndole: ¿Dónde quieres que preparemos para que comas la pascua? Y él dijo: Id a la ciudad a cierto hombre, y decidle: El Maestro dice: Mi tiempo está cerca; en tu casa celebraré la pascua con mis discípulos. Y los discípulos hicieron como Jesús les mandó, y prepararon la pascua. […] Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo. Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados.”

Mateo 26:17-26

Jesús dijo que el pan y el vino de la Pascua eran su carne y su sangre que nos permiten la vida eterna y el perdón de los pecados. Por tal razón, comer la Pascua del nuevo pacto equivale a comer del árbol de la vida en el huerto del Edén.

Entonces, ¿quién nos abrirá el camino para poder comer del árbol de la vida?

 “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.”

Juan 10:10

Hace dos mil años, quien abrió el camino hacia el árbol de la vida fue Jesús. Sin embargo, si pensamos en la historia del huerto del Edén, podemos darnos cuenta de que ese camino había sido cerrado por Dios.

Entonces, ¿quién puede abrir un camino que Dios mimo cerró? Solo Dios. Por tal razón, Jesús, quien abrió el camino hacia el árbol de la vida, enseñándonos a celebrar la Pascua del nuevo pacto, es Dios Todopoderoso.

Cristo Ahnsahnghong restauró el árbol de la vida 

Todos los seremos humanos perdimos la oportunidad de comer del árbol de la vida debido a nuestros pecados cometidos desde antes de la creación, por lo que fuimos destinados a la muerte. Sin embargo, podemos volver a vivir para siempre gracias al gran sacrificio que hizo Jesús hace dos mil años al establecer la Pascua del nuevo pacto como la realidad del árbol de la vida.

No obstante, el diablo abolió la verdad de la Pascua del nuevo pacto en el año 325 d. C. en el Concilio de Nicea. Esto significa que el árbol de la vida volvió a quedar oculto y nadie podía vivir nuevamente para siempre. En esta situación el único que puede volver a abrir el camino hacia el árbol de la vida es Dios Todopoderoso.

“[…] así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.”

Hebreos 9:28

El propósito de la segunda venida de Jesús es brindarnos la salvación. Entonces, ¿cómo Jesús podrá salvarnos de la muerte? Según los registros de la Biblia, la única manera de que el hombre pueda vivir para siempre es a través de la Pascua del nuevo pacto, que es la realidad del árbol de la vida. Entonces aquel que nos revele en esta última época el gran secreto de vida escondido en el árbol de la vida es el verdadero y único Dios.

Cristo Ahnsahnghong es quien nos ha permitido conocer la realidad del árbol de la vida, la Pascua del nuevo pacto. Por lo tanto, Él es Dios mismo que ha restaurado la verdad de la Pascua perdida y nos ha salvado de la muerte. Gracias a Él, ahora todos los seres humanos han vuelto a tener la gran oportunidad de poder vivir para siempre. Verdaderamente, Él es nuestro Dios.

 

 

 

 

Publicación anterior